El centro de la sexualidad

centro-sexual GerardPara empezar decir que el tantra no se centra en el sexo, sino en la sexualidad y no en la sexualidad como la entendemos. El tantra considera que el impulso más grande es la sexualidad, es el centro más rápido de los que tenemos en nuestro organismo. Podemos clasificar los “centros en tres niveles:

-Centro Mental
-Centro Emocional
-Centro instintivo

En el centro instintivo Gurdjieff hacía una nueva partición, dividiendo el instinto en tres partes.

-Centro Instintivo
-Centro Motor
-Centro Sexual

Cada uno de estos centros tiene diferentes velocidades de reacción y de aprendizaje, a más rapidez más difícil es su dominio y sobre todo su educación.

El más rápido de todos es el centro sexual. No hay más que mirar la naturaleza. Por ejemplo, una planta, cuando se da cuenta que va a morir hace supremos esfuerzos por lanzarse a si misma a través de múltiples semillas para dividirse y así hacer que la vida continue.

La sexualidad, el poder verdadero de creación, está presente en todos y cada uno de nosotros como la energía más poderosa que existe, capaz de hacer que vayamos en contra de los demás sentidos con tal de «perpetuar la especie». Esto es lo que hace que en el fondo la vida siga existiendo sobre la tierra. La vida se abre camino a través de la sexualidad. La sexualidad es el centro de la vida, es la vida.

Por ello, considerar la sexualidad algo reducido, ligado sólo a una copulación esporádica y placentera de los seres humanas es limitar la verdadera fuerza de la vida.

No sólo eso, sino que de todos los centro que hay en nuestro organismo el sexual es el más rápido, el más fuerte, el más profundo y el más sutil. Se dice que el centro sexual no puede ser controlado, el centro sexual no puede ni ser modificado, ni para sanarlo ni para castrarlo. La castración de la sexualidad proviene no de su energía, sino de su manifestación. El centro mental no puede modificar, ni tan siquiera controlar al rápido centro sexual, ni él ni ninguno de los demás centros. El centro sexual puede hacer que incluso parezca que vayas contra tu propia naturaleza. A veces decimos que tenemos «problemas sexuales» eso no es así, la sexualidad no tiene problemas, los problemas son fruto de la manifestación enferma de alguno de los centros que toma la energía sexual y la expresa.