Así como respiras, así vives

respirar, renacimiento, rebirthing, gerard castelló duranLa respiración, la capacidad pulmonar y la forma con que respiramos determinan muchas cosas en nosotros. En Rebirthing consideramos que la respiración es una herramienta potentísima para la liberación del ser, pero por ello mismo hay que trabajar con ella con precaución. Trataré de hablar en este artículo sobre la respiración, el inicio de la misma y la capacidad de manipularla.

Cuando nacemos, lo que determina nuestra entrada a la vida humana de forma autónoma es la respiración, en ese momento en el que nuestros pulmones evacuan parte del líquido amniótico del cual han estado impregnados durante la fase de gestación y se generan cavidades dispuestas a bombear una nueva forma de materia; el aire. Durante los nueve meses de gestación no hemos tenido contacto con el aire, todo ha sido mucho más espeso, mucho más denso, y de pronto todo se vuelve mucho más ligero y el cuerpo toma peso. El niño siente el contraste de la vida, antes la materia era similar a si mismo, en constante sintonía, hasta el punto de no sentir su limite, su diferencia, de considerarse «toda» la materia. Ahora el elemento es ligero y su masa corporal densa y pesada. Los matices se vuelven mucho más exagerados.

No termina ahí la peripecia de un nuevo cuerpo, pues en unos instantes deberá «tragar» el nuevo elemento.

El aire entra en las cavernosas profundidades de los pulmones a través de una presión brusca del niño que trata de sobrevivir y en ese instante empieza a hacer algo realmente asombroso, empieza a respirar. La respiración empieza a funcionar por pura necesidad de supervivencia, el aire entra y sale de los pulmones, dos enormes cavidades activas y potentes y preparadas para una actividad que durará toda su existencia. No será necesario aplicar atención sobre la respiración salvo en los primeros instantes ya que la respiración se volverá automática formando parte de la capacidad gestionadora del instinto.

El aire; cuando entra por primera vez en los pulmones, los órganos deben acostumbrarse a este nuevo elemento que entra y sale incansable, eso genera una sensación de quemazón en las fosas respiratorias, con cada inhalación siente como si tragara fuego, esto será algo que le quedará marcado igual que todas las sensaciones que le están aconteciendo.

La respiración es una función instintiva pero no está libre de la manipulación del consciente, que puede modificar la respiración hasta cierto punto. Por ejemplo, nosotros mismos no podemos cortar nuestra propia respiración, aguantando el aire, si lo intentamos simplemente caeremos en un desmayo que permitirá que el centro instintivo siga haciendo su función de conservación del cuerpo. Podemos manipular nuestra respiración de forma consciente pero no podemos hacerlo de forma dividida, es decir, manipular nuestra respiración mientras tratamos de memorizar cifras ya que nuestra atención limitada precisa de mucha concentración para manipular la respiración de forma constante y efectiva. Así pues la respiración no puede ser manipulada de forma constante. No obstante la respiración tiene una particularidad propia del centro instintivo y es que permanece conectada a una forma de inteligencia muy primaria y encerrada en el subconsciente, ese subconsciente almacena de forma constante información de nuestro ser eseral y mantiene preservada cierta parte intrínseca de nosotros mismos a la oscuridad del interno donde el consciente no puede acceder de forma ordinaria. La respiración tiene otra propiedad, una propiedad que es difícil de encontrar en el consciente y mucho más dificil de percibir: la sinceridad. La respiración es sincera en cada uno de sus incontables movimientos ascendentes y descendentes. Una sinceridad que va más allá de la pura expresión sino que «es» sinceridad. Manifiesta a través de sus formas de inhalación y exhalación todos los pormenores de ser al que anima. Maestros experimentados pueden «leer» la inhalación y la exhalación y ver en ella nuestro pasado y nuestro presente, nuestros miedos, dudas, control y atención. Además pueden determinar cuales pueden ser nuestras dolencias físicas y psíquicas.

Esto significa que una «manipulación» consciente de la respiración puede mejorar ciertos estados de nuestro organismos físico y psíquico, pero para ello hace falta un buen entrenamiento que va más allá de una práctica ligera de hiperventilación.

Es importante comprender la herramienta tan magnifica de autoconocimiento que es la respiración y la capacidad que tiene que «enseñamos» nuestra verdad.

La respiración es lo que determina nuestra forma autónoma, tanto para su principio como para su final.

Aquí va un sencillo ejercicio para trabajar la respiración, para ayudarte a expandir los límites de la misma y ayudarte a encontrar tu propio aliento. Lo aprendí hace muchos años, cuando estudiaba PNL con Jordi Bosch.

Toma tu reloj, donde se vean los segundos. Deberás acompasar tu respiración al segundero. La duración de todo el ejercicio viene determinado por la primera inhalación.

Inhalación 1X
Retención 3X
Exhalación 2X
Vacío 1/2X

Es decir, por ejemplo, si inhalo en 2 segundos, retengo en 6, exhalo con 4 y retengo en vacío en 1.

Al principio (como todas las cosas en la vida nuevas) te va a costar pillarle el punto, pero luego de unas cuantas respiración tus pulmones van a tomar el reto y estarán contigo en este ejercicio de ampliación pulmonar.

A medida que te haces diestro en la práctica puedes aumentar los segundos iniciales y por consiguiente todo lo demás, te sorprenderá notar la capacidad de tu respiración. Es una herramienta poderosisima, con una capacidad estupenda de activarte o relajarte.

¿Cómo respirar el ejercicio?
La inhalación se hace por la NARIZ, una buena inhalación te ayudará a la hora de la retención. En la retención aplicas un mulabanda (un cierre) notaras como un cierre en la garganta propiciado por la propia presión de los pulmones. La exhalación a través de la BOCA tratando de hacerlo de forma suave y constante. Luego aplica otra vez el mulabanda para la retención en vacío ¡y vuelta a empezar!

Se cuenta por secuencias, que también puedes ir aumentando mientras asumen nuevos segundos. Pero nunca de forma exponencial. Es decir: Si inhalas en dos segundos haz esa secuencia 5 veces (por ejemplo) pero no aumentes los segundos de inhalación hasta la próxima vez que quieras hacer el ejercicio. (Tiene ven apuntar en reto en el que estamos)

Aquí van algunas tablas de muestra.

In – 2`
Re – 6`
Ex – 4`
Va – 1`

In – 3`
Re – 9`
Ex – 6`
Va – 1`5

In – 4`
Re – 12`
Ex – 8`
Va – 2´

In – 5´
Re – 15`
Ex – 10`
Va – 2`5

In – 6`
Re – 18`
Ex – 12`
Va – 3´

A partir de ahí ya empiezas a ser un “profesional” de la respiración. Mi maestro aconsejaba hacerlo 3 veces al día, así que yo también. Puede ser una buena forma de empezar el día, practicando unas cuantas respiraciones e inspirar de buena mañana todos los nutrientes de un día repleto de oportunidades y tomas de consciencia. Así ejercitamos nuestra máquina para disponerla a “respirarse” todos los acontecimientos de la vida.

La respiración es una gran herramienta, úsala, pero se prudente, como decía un héroe de cómic “un gran poder conlleva una gran responsabilidad” y es cierto, no trates de forzarte más de la cuenta ni abuses de este ejercicio, si haces de 3 a 5 repeticiones 3 veces al día en un esfuerzo moderado es más que suficiente. Si tu capacidad pulmonar está deteriorada por el tabaco o la falta de ejercicio o algún problema cardio/respiratório… este ejercicio no hará milagros. Trata de acompañarte con una vida saludable para que la respiración se sienta libre de fluir y de “jugársela” por vivir ampliamente el día a día.

Te sentirás con mayor vigor y a la vez una mejor gestión de tu energía. Ya me cuentas 🙂

One Reply to “Así como respiras, así vives”